';

¿Qué es la memoria y cuáles son sus procesos?

La memoria es una capacidad que nos permite realizar las actividades de nuestra vida diaria, incluyendo la capacidad para registrar, codificar, retener y recuperar información.

La memoria está implicada en aspectos como organizar el desarrollo de nuestro día, información sobre conocidos, experiencias vitales, etc.

Es muy importante tener en cuenta que la memoria es un proceso que puede mejorarse, ya que en cualquier momento se pueden aprender nuevas estrategias para que su funcionamiento sea más efectivo.

Los procesos de la memoria son los siguientes:

  • Registro: Implica percibir y entender la información, ya que lo que no es percibido, no puede recordarse posteriormente.
  • Retención: Se refiere a la codificación de la información. Para ello, la información percibida debe ser ordenada y estructurada, usando diferentes técnicas, como repetición, categorización, jerarquías, etc.
  • Recuerdo: Se trata de la recuperación o acceso a la información almacenada previamente. Esta recuperación puede realizarse a través del reconocimiento (identificar si un elemento es nuevo o se conocía previamente), rememoración o recuerdo libre, y reaprendizaje (aprender elementos que ya han sido presentados en ocasiones anteriores).

De entre estos tres procesos de memoria, el que sufre un mayor declive con la edad es el proceso de recuerdo. Esto significa que las quejas de memoria experimentadas por personas de edad avanzada no se deben a un déficit de aprendizaje, sino a la dificultad para acceder a información almacenada (por eso ocurre el frecuente efecto de “la punta de la lengua”).